Ayer fue Ingrid, pero este crimen no para. Sigue y sigue y sigue, porque nadie hace nada, no alzan la voz, nuestras autoridades están en limbo de la ignorancia y las madres con el alma rota.

El fin de semana asesinaron a dos jovencitas, ambos feminicidios fueron crueles, pero se les va a olvidar.

Mariana Leticia Ballesteros fue abandonada en una carretera del estado de Cuernavaca, la dejaron sin ropa y sin sueños, la aventaron y su cuerpo quedó botado como una hoja de papel, hoy no sé sabe quién ni por qué, pero se les va a olvidar. Era estudiante de la Universidad del estado y su vida fue arrebata cuando regresaba de un partió, jugaba tochito.

Le mandó mensaje a su familia diciendo que ya iba de regreso, pero ya no volvió. Luego se dio a conocer el feminicidio de Ingrid Aremis  Guevara, una joven de 21 años que compartía departamento con una amiga, también era estudiante, y su amiga la encontró muerta en el depa. La habían estrangulado. Ayer en la noche sus amigas y compañeras de escuela que Iker, su ex novio la había asesinado. Afirmaron que es un joven violento y celoso y que él era sospechoso.

Ingrid y Mariana me hicieron recordar el caso de Vanesa. Una joven estudiante de enfermería asesinado por El Turbo.

En febrero Vanesa abordó una combi en el Estado de México, alrededor de las 9 de la noche se subió y ya no regresó. El chófer la violó, asesinó y abandono su cuerpo. ¿Por qué lo hizo? Porque sabe que las autoridades son inertes ante esta maldad, porque los feminicidas no reciben castigo, porque saben que los dejarán en libertad, porque saben que pasarán unos cuantos años en la cárcel y ya, porque saben que se les va a olvidar, y porque saben que en este país no hay justicia.

@Viryolarte