México. Este viernes cientos de personas acompañaron a los familiares de la estudiante María Flor Sánchez Portillo, quien a sus 23 años de edad fue asesinada por su propio novio.

Te puede interesar: Florecita no cayó al río, su novio la empujó porque estaba enojado

Los habitantes de la ciudad de Zacatelco despidieron a María Flor al bailar la corona y los ramilletes llenos de flores de nube, como parte de la tradición que se tiene en la comunidad para representar la vida eterna.

El cuerpo de la joven fue trasladado sobre la Calle La Piedad en dirección al panteón municipal de Zacatelco, municipio donde vivía con sus padres Cruz Sánchez y Josefa Portillo.

Con información de Enfoque Ciudadano Tlaxcala

MG