México. Cinco crías de osos perezosos y nueve de monos capuchinos fueron sacrificados debido a su estado grave de salud, esto a pesar de haber sido rescatados el 8 de abril en el estado de Chiapas.

Por mandato de un funcionario de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, se procedió a sacrificar a los animales por medio de una inyección letal, debido a que presentaban “cuadro severo de deshidratación, depresión intensa y diversas lesiones que comprometían su integridad física y emocional”, indica el funcionario.

Días antes de su rescate, los animales fueron sometidos a exámenes para saber si portaban encefalitis, fiebre amarilla o la enfermedad del gusano barrenado del ganado, a los cuales salieron negativos.

Los agentes de la Policía Federal rescataron a estas 14 especies de un tramo carretero de Tepanatepec-Talismán, en donde eran resguardadas en cajas de madera por una mujer identificada como Silvia Guadalupe “W”, de 39 años de edad, proveniente de Baja California.

Con información de Excélsior

MG