México. Una familia japonesa con larga tradición en el cultivo de bonsáis sufrió recientemente el robo de varios ejemplares y suplicó a los ladrones que los cuiden.

Entre los bonsáis robados a Seiji Iimura, un especialista en la materia, se encuentra un ciprés de 400 años de antigüedad.

En total siete árboles le fueron robados el mes pasado a este jardinero, los cuales tienen un valor estimado de más de 7 millones de yenes, alrededor de 64 mil dólares ó un millón 235 mil pesos mexicanos.

Con información de Excélsior

AR