Antes de empezar este texto quiero aclarar que la referencia de cuidar a una mujer no implica que la mujer no se pueda cuidar sola o que necesite a un hombre para que la cuide, dicho esto, empezamos…

La violencia de la que son víctimas las mujeres en la Ciudad de México no tiene límites, aunque todo mundo habla del tema, parece que nadie está haciendo nada para erradicar de raíz las agresiones.

El tema viene a cuenta después de que el feminicidio se convirtió en el delito más penado, pero a los asesinos no les importa porque pocas veces son detenidos. Van 61 mujeres asesinadas en lo que va de 2019. Tenemos que empezar a cambiar desde más atrás, en lo social y antropológico.

Cuando le digo que cada hombre cuide una mujer me refiero a las actitudes y los comentarios a los que somos sometidos desde que somos niños. Evitemos el machismo y cuidemos a todas las mujeres como si fueran de nuestra familia. El azul, el futbol, los coches y las pelotas, son para hombres y mujeres por igual.

Si usted ve que una mujer es agredida en el camión, en el metro, en la calle, intervenga. Quitémonos el pensamiento de que sale peor si uno se mete, piense que esa persona podría ser de su familia o que si alguien de su familia estuviera en peligro le gustaría que recibiera ayuda.

Si tu amigo te quiere pasar unas fotos íntimas que su novia le mandó, si te hablan mal de una joven, si sabes que alguien golpea a su novia, si ves que la cela, actúa. Cuida a una mujer como la cuidarías si fuera de tu familia. El feminicidio, el acoso, las agresiones se trabajan desde casa, no le hagas a otra mujer, lo que no te gustaría que le hicieran a las mujeres que cuidas.