México. Todo comenzó la tarde del miércoles 26 de junio cuando Javier Soto y Enrique Camarillo llegaron a la Cervecería de Barrio, ubicada en la colonia Narvarte, alcaldía Benito Juárez, supuestamente iban a platicar con otras personas sobre un negocio que estaban cerrando.

Luego dos mujeres se sentaron cerca de ellos, “¿Por qué nos ven tanto?”, le preguntó una de ellas a Enrique, ese fue el pretexto para iniciar su plan. Estuvieron un par de horas los cuatro juntos, pero ni Enrique ni Javier saben cómo salieron de la Cervecería, no recuerdan nada de lo que pasó.

Su familia comenzó a buscarlos, pero no contestaron y en el lugar que estuvieron no había noticias de ellos, acudieron a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. 

El jueves por la mañana agentes comenzaron a buscarlos, sus familiares hicieron lo mismo, pero nada. En una plaza comercial de Nezahualcóyotl, Estado de México alguien estaba usando sus tarjetas de crédito, una pantalla, un teléfono, equipos electrónicos, gastaron alrededor de 70 mil pesos. 

Te puede interesar: ¡Lo volvieron a hacer! Goteras atacaron a Javier y Enrique en un hotel

Pasada la medianoche Enrique y Javier despertaron, pero no sabían en donde se encontraban, Las Goteras los habían abandonado en la habitación de Hotel Plaza Delta, se llevaron sus carteras, relojes y teléfonos.

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México busca a las mujeres que fingieron estar interesadas en ellos, pero que sólo los engañaron para drogarlos y robarles.

Con información de @c4jimenez

VO