México. Osiris Mendoza fue abusada sexualmente por un conductor de UBER el pasado 26 de julio cuando salía de su trabajo, 41 días después se atrevió a compartir un video contando lo sucedido.

Como todos los días Osiris salió de su trabajo en un centro nocturno de la colonia Providencia, Guadalajara, a las tres de la mañana, el UBER que llamó ya la esperaba pero al revisar las placas y datos no coincidían con lo que marcaba la aplicación.

El hombre le dijo que se llamaba Alberto y que no se preocupara, había fallas con la plataforma pero pronto se iba a solucionar. Ella accedió a subir para comprobar minutos después que la ruta no coincidía tampoco con la que debía tomar.

El hombre se detuvo afuera de una casa, ella intentó abrir la puerta pero el seguro infantil se lo impidió. Alberto comenzó a gritarle y amenazarla, le quitó su celular y todo lo que traía consigo, también la obligó a darle las claves de sus tarjetas bancarias.

El miedo ya se había apoderado de Osiris cuando comenzó a tocarla y amenazarla con matarla si no le hacía sexo oral, pero el asco y el pánico le impidieron hacerlo. En ese momento la violó por primera vez.

El vehículo se puso en marcha de nuevo y pararon ahora en otro inmueble entre la avenida Manuel Acuña y Terranova, la escena anterior se repitió y fue violada por segunda ocasión, esta vez la amenazó con llamar a más hombres. Entre más amenazas la violó una tercera vez.

Se pusieron en marcha otra vez y en ese momento los alcanzó el padre de la joven, a quien ella había logrado enviar su ubicación antes de ser despojada de su teléfono. El conductor aceleró diciendo que los querían asaltar pero en la persecución perdió el control y chocaron.

Alberto bajó con Osiris sujetándola del brazo, estaban a la altura del retorno Lázaro Cárdenas de la carretera a Chapala, un indigente se acercó pero no quiso ayudar a la chica para no tener problemas.

Osiris logró safarse y corrió por la vialidad pidiendo ayuda a los automovilistas que pasaban pero nadie se detuvo, fue hasta que su padre la alcanzó cuando estuvo a salvo. Los amigos de su papá buscaron al agresor pero ya no pudieron localizarlo.

La policía llegó al lugar pero solo le preguntaban si había bebido o consumido drogas y si quería demandar. Osiris consiguió que las autoridades detuvieran a su agresor el 17 de agosto gracias a la presión que ejerció en redes y ante las instituciones.

Alberto le dijo que la violaba porque su exnovia le había sido infiel y a ella le tocaba pagar los platos rotos. Osiris dejó su trabajo y asiste a terapias psicológicas para dejar el miedo atrás.

Con información de ontts mendez

FF