México. La noche del pasado 4 de mayo de 2019, Nelly Sotelo fue asesinada de un disparo en la garganta en la colonia San Lorenzo La Cebada, alcaldía Xochimilco.

La pistola con la que la joven fue asesinada pertenecía a Javier, su primo quien era elemento de la Secretaria de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, SSC.

Aquel día Javier se encontraba tomando con Erick, expareja de Nelly. Ella se había separado de él un mes antes ya que era sometida a violencia física y económica, pero nadie vio nada, sólo sus dos bebés y Erick.

La pequeña de tres años de edad contó a su familia:“fue mi papá, y se cayó mi mamita y se salió toda su sangre”. 

La familia de Nelly nunca presentó una denuncia por el delito de feminicidio, sin embargo, siempre sospecharon que se trató de un feminicidio, pues sabían que era violentada por Erick y el testimonio de la pequeña afirmaba que él había disparado.

Nelly estaba embarazada cuando fue asesinada, tenía entre seis y siete meses, fue asesinada dentro de un cuarto, cuando el papá de la joven entró, halló a Nelly tirada en el piso.

Hasta el día de hoy Javier se encuentra detenido como probable homicida. Sin embargo Erick salió libre tres días después de la muerte de Nelly, pues el Juez del caso no tomó en cuenta el testimonio de la pequeña de tres años de edad.

Con información de Plumas Atómicas

VO