México. El sábado 8 de junio Nancy Álvarez González, cumpliría uno de sus sueños, llevaría a su hija al examen de admisión de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, BUAP, sin embargo en el camino un infierno la esperaba.

La abogada de 44 años de edad,  vivía solo con su hija en el municipio de San Pedro Cholula, Puebla, aquel día viajaba con su hija en su vehículo Vento color blanco, cuando hizo una escala en Farmacias Guadalajara para comprar lápices y gomas para resolver el examen de admisión.

Mientras esperaba a su hija, afuera del local ubicado sobre bulevar Municipio Libre, mejor conocido como Las Torres, de acuerdo con las cintas de seguridad, cuatro sujetos llegaron, la amagaron y le exigieron que descendiera del vehículo.

Nancy tuvo miedo, fue atacada por los nervios e intentó huir, pero recibió un impactos de balas. Una bala le impactó el pecho, otra el cuello y una más la cabeza. Corrió hacia la sucursal de la farmacias y frente a la cajera se desvaneció, mientras su hija veía cómo caía.

Murió minutos después de las siete de la mañana, hasta el día de hoy los responsables no han sido identificados.

En redes sociales Nancy compartía fotos con su hija Fátima, con sus hermanos, primos y demás familia, de quienes recibía mensajes de agradecimiento y buenos deseos en cada una de sus publicaciones.

El rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, dio a conocer que se activó el protocolo especial para brindar apoyo a la hija de la abogada, Nancy Álvarez González.

VO