México. Elena Struthers-Gardner perdió la vida a sus 60 años de edad cuando tras desvanecerse en el interior de su casa, el ojo izquierdo fue perforado por un popote de metal.

En cuestión de minutos, la mujer se desplomó en el suelo ocasionado que el objeto se clavará en uno de sus ojos, el cual llegó a una parte de su cerebro causando una lesión cerebral traumática.

La mujer de 60 años fue encontrada por su pareja, misma que le contó a los médicos que Elena sufría desmayos constantes por un accidente que tuvo cuando era joven.

En varias partes del mundo se recurrió al uso de los popotes de metal o bambú como una medida para dejar de generar plásticos y ocasionar más contaminación ambiental en nuestro planeta.

Con información de Excélsior

MG