México. Judy Hicks, de Queensland, Australia, su esposo Simon y sus tres hijos visitaban el refugio de monos Ubud, en Bali.

La familia fue de vacaciones a Bali. Llevaban una semana ahí y quisieron ocupar uno de los días para ir a visitar el bosque de monos.

Al pasar el rato ahí un guía se ofreció a tomarles una foto, pero no fue él quien terminó por tomarla, sino que un mono se le apareció frente a la cámara mostrando su dedo medio y posando junto con la familia.

El guía tenía cacahuates en las manos y luego comenzó a alimentar al mono. Esta acción fue muy divertida para la familia y sin duda un gran recuerdo.

Con información de El Siglo de Torreón 

AC