México. Carlos López un hombre de 44 años decidió convertir su rancho en un albergue para los migrantes centroamericanos que se encontraban en Piedras Negras, Coahuila, sin embargo, ayer se llevó la peor noticia de todas.

El dueño del rancho se dirigía a limpiar el lugar luego de que este grupo de migrantes había desalojado la zona para seguir su camino; sin embargo, halló el cuerpo de un  hondureño identificado como Jesús en un charco de sangre.

Ya no contaba con signos vitales, pues su cabeza tenía varias heridas que se reflejaron en el charco de sangre.

De acuerdo con el informe del Servicio Médico Forense, murió a causa de una hemorragia a la altura de la cabeza provocada por varios machetazos. 

Con información de La Neta Noticias 

VO