México. Anita Pacheco Quino, de 48 años, era una mujer dedicada a su familia y responsable en su negocio, venta de tortillas en Escuintla, Guatemala.

La mujer era víctima de extorsión y los delincuentes le exigían 400 quetzales a la semana, (poco más de mil pesos), cantidad que era casi imposible de reunir, por lo que ya había recibido varias amenazas.

Le habrían dado un teléfono celular hace cuatro días, por el cual los pandilleros mantenían comunicación y coordinaban todo lo relacionado con la extorsión

Al momento del ataque, Anita estaba despachando tortillas, las mismas que quedaron alrededor del cuerpo de la mujer que ante los disparos se desplomó, y murió instantáneamente.

Con información de Emisoras Unidas

VO