México. Una mantarraya quedó varada en una playa, al encontrarla los turistas pudieron darse cuenta que estaba embarazada por lo que decidieron ayudarla.

El animal se encontraba boca arriba en la orilla de la playa, tenía un anzuelo en la boca y algo lograba verse saliendo desde sus genitales, se trataba de las colas de sus crías. Al verla los turistas que se encontraban intentaron hacer algo para ayudar.

Al inicio intentaron sacarle el anzuelo y tirar de las colas para ayudar a las crías a salir y evitar que murieran, sin embargo ninguna de las dos funciona. Enseguida un hombre comenzó a presionar el vientre del animal haciendo salir a sus hijos.

De esta manera primero extraen a cuatro mantarrayas bebé y las regresan cuidadosamente al mar, acto seguido continúan luchando por liberar a la madre del anzuelo y lo consiguen cortándolo con unas pinzas.

 

Con información de Sol de la Costa

FF