México. ¿Cuántas veces fingiste no escuchar un chiflido? ¿Cuántas veces pensaron que ‘mamacita’ es un halago? ¿Cuántas veces usaste un vestido con miedo? ¿Cuántas veces te pusiste un pantalón ajustado e intentaron tocarte? ¿Cuántas veces preferiste cruzarte la calle para no escuchar lo que te gritaba un grupo de hombre? ¿Cuántas veces volviste a colgar un vestido por temor a que fuera corto y te gritaran en la calle?

No existe una estadística oficial que nos explique cuántas veces las mujeres han hecho todo esto. No hay porque a nadie le importa y porque pensaban que no era ‘violencia’, pero nosotras nos sentimos, incómodas, agredidas, enojadas y frustradas al ser acosas y que no haya castigo. s

Pero si nos preguntan a nosotras, seguramente ya hasta perdimos la cuenta.

Hoy -por fin-, tendremos una ley que nos proteja. El pasado sábado 8 de junio, entró el vigor la nueva Ley de Cultura Cívica,  por lo que hombres y/o mujeres podrán ser sancionados por s chiflidos lascivos y piropos que atenten contra otra persona.

Un hombre podría ser arrestado de 20 a 36 horas o 18 horas de trabajo comunitario en caso de no querer estar en prisión, así como pagar una multa de 11 a 40 salarios mínimos.

¿Bueno o malo? ¿Funcionará o no funcionará? No sabemos, pero por lo pronto hay un avance. Lo que hay que hacer es estar informada para poder saber qué, cómo, y cuándo actuar en contra de un acosador.

Debo aclarar que no voy a dar las gracias por esto, realmente el acoso no debería existir, no debería agradecer por hacer su trabajo, no debería agradecer por prohibir que nos acosen.

¡Quiero caminar sin que me jodan!

@viryolarte