México. Muy pocos saben cómo fue el origen del Cártel de Tláhuac, la historia sangrienta de su líder y la dinastía que preparó para cuando él no estuviera. Como siempre hay que empezar con la historia de los grandes capos, las traiciones y las venganzas.

El Cártel de los Beltrán Leyva se fundó en la década de los 90. Los cuatro hermanos, Arturo, Alfredo, Héctor y Carlos se dedicaron a posicionar el grupo, primero trabajaron con Amado Carrillo “El señor de los cielos” y después de unieron al Cártel de Sinaloa.

Cuando Alfredo Beltrán Leyva, alias el Mochomo cayó los hermanos se separaron del Cártel de Sinaloa, pensaron que Joaquín “El Chapo” Guzmán había entregado a su hermano. Desde ese momento Arturo Beltrán Leyva y Edgar Valdés Villareal “La Barbie” formaron brazos armados de la organización delictiva.

Después del rompimiento de estos dos grupos, en 2010, Oscar Oswaldo García Montoya, alias El Compayito logró consolidar un grupo de pandillas para controlar el Valle de México. Ahí empezó a trabajar con Felipe de Jesús Pérez Luna, alias el Ojos, que se inició trabajando para la banda de secuestradores Los Caletri.

El Ojos ayudaba a La Mano con Ojos en el trasiego de droga en el Estado de México y la CDMX; después de que fue detenido, Pérez Luna comenzó a operar de manera independiente en algunas colonias de la delegación Tláhuac.

La base de su operación consistió en reclutar a mototaxistas para llevar a cabo trabajos de halconeo y de control de la zona, mientras que su territorio de influencia se extendió a las delegaciones Iztapalapa, Milpa Alta y Xochimilco, además de los municipios de Chalco e Ixtapaluca.

El Ojos fue abatido el 20 de julio de 2017 en un operativo de la Marina, se sabe que este hombre había matado varias personas incluso de su familia. Que no tenía padres y que durante su liderazgo, capacitó a sus hijos y yernos para que se quedaran al frente del Cártel de Tláhuac cuando ya no estuviera.

El Ojos no tenía planeado ir a prisión y como pasó, el quería morir en un enfrentamiento o escapar. Esta vez las autoridades de la alcaldía no estuvieron enteradas del operativo y no pudieron hacer nada para evitar que cayera.

Los hijos de “El Ojos” han sido detenidos en los últimos dos años, ahora la dinastía Pérez está en prisión, se sabe que por lo menos dos de sus hijos siguen operando desde ahí, pero afuera se están acomodando para ver quién se queda al frente del famoso Cártel de Tláhuac.