México. En las primeras horas de la mañana del domingo 17 de febrero siete personas fueron acribilladas en las inmediaciones de un kiosco de Los Reyes Culhuacán, en la esquina de Tláhuac y Morelos de la alcaldía Iztapalapa. 

Seis hombres y una mujer fueron asesinados a tiros, durante una convivencia en la plaza  que mantenían un grupo de jóvenes. ¿Qué fue lo qué sucedió? ¿De dónde salieron los sicarios? 

Resulta que alrededor de las 4:00 de la mañana, un sujeto identificado como Manuel Rubio Hernandez, alias El Mane llegó aprisa en una camioneta tratando de escapar de unos sujetos armados que lo venían siguiendo.

Mane iba con su novia, buscaron ocultarse, pero los sujetos les dispararon con armas largas mientras corrían tras ellos. En el lugar fue asesinado El Mane, su novia y cuatro individuos más, de los cuales solo han identificado a  Saúl, de 18 años, Manuel y Héctor, ambos de 24 años.

Los Molina una banda de distribuidores de droga habitantes de San Andrés Tomatlán, son los principales sospechosos de la ejecución de El Mane, buscaban asesinarlo.

El Mane era miembro de la banda Los Panchos, dedicados a la venta de drogas en la zona de Iztapalapa, Coyoacán y Xochimilco. 

Los Panchos y Los Molina, se disputan desde hace 14 meses el negocio de la venta de droga que dejo Felipe de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos, quien fuera líder del Cártel de Tláhuac.

El Mane fue detenido tiempo atrás pero fue puesto en libertad y siguió por el mal camino en una muestra más de la poca capacidad de reinserción social que hay en las cárceles del país.

La mayoría de las víctimas de la balacera ocurrida en Culhuacán, Iztapalapa, tenían antecedentes penales e incluso uno acaba de salir del reclusorio.

Tras la matanza ocurrida en una plaza la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México reforzó la vigilancia.

VO