México. Uno de los jóvenes que resultaron heridos durante la explosión de Tlahuelilpan en enero pasado y que fue atendido en un hospital de Estados Unidos regresó a México y agradeció por la nueva oportunidad que le dio la vida.

Alán Hernández Reyes, de 15 años de edad, estuvo cinco meses en el Hospital Shriners, en Texas; tuvo quemaduras en el 83 por ciento de su cuerpo debido a la explosión de una toma clandestina en Tlahuelilpan, Hidalgo.

Fue dado de alta el 14 de junio y ayer regresó a México, sus familiares lo recibieron en el aeropuerto, “Le doy gracias a diosito que me dio otra oportunidad de vida” dijo Alan.

En noviembre tendrá que regresar a Estados Unidos para una nueva cirugía plástica; Alan fue el único de los menores que fue trasladado a Galveston y sobrevivió.

Con información de Grupo Fórmula

IN