México. Elvira Camacho Bautista madre de la joven universitaria Ivón Jiménez Camacho, asesinada el 4 de agosto de 2013 en la ciudad de Oaxaca, sigue en espera de justicia.

Hoy se cumplen seis dolorosos años del feminicidio de Ivón y no hay responsables.  Elvira nunca olvidará el momento en que tuvo que reconocer a su hija. El rostro de Ivón fue desfigurado y no tenía uñas porque se había defendido con todas sus fuerzas. 

Kevin Gonzalo fue su novio y estaba obsesionado con casarse con ella, pero Ivón lo terminó porque no tenía intenciones de matrimonio, ella quería concluir sus estudios.

La noche 4 de noviembre, Ivón y su madre estuvieron viendo una película en su casa, Kevin la llamaba insistentemente y le mandó al menos 200 mensajes diciéndole que necesita hablr con ella.

El domingo 4 de agosto de 2013, Kevin acudió a su casa y llevaron a Elvira a la parroquia, ella los vio alejarse y se pensó que su hija regresaría pronto. 

Vecinos los vieron forcejeando, una conocida la vio en el auto llorando y pudo ver que se la llevó a su casa en el ejido Guadalupe. Pasaron las horas e Ivón no volvió. Le marcó a Kevin y él aseguró que la había dejado en las puertas de la iglesia.

Los padres de Kevin dijeron que saldrían de viaje a Tabasco y no podrían ayudar a buscar a la joven. Su madre se presentó a denunciar la desaparición.

Fue hasta el martes siguiente que el cuerpo de Ivón fue localizado, tirado cerca del municipio conurbado de Etla. La tragedia, los malos presagios y la angustia de la familia estaban consumadas.

Durante el funeral de Ivón, Kevin se presentó, tenía una playera de manga larga con la que intentó taparse los rasguños, pero la familia lo descubrió, intentaron encararlo, pero no pudieron, esa fue la última vez que vieron al asesino.

Días después la familia de Ivón se enteró que Kevin le había robado su lap a la joven, les pidió a dos de sus primos que le ayudaran a tirar el cuerpo, pero no accedieron, su plan de traer a su casa perros de pelea para echarles el cuerpo y que se lo comieran tampoco funcionó.