México. A veces los héroes están donde menos los imaginamos. Hoy, por ejemplo, policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana evitaron que un joven de 19 años de edad se quitara la vida en la estación Iztapalapa de la Línea 8 del Metro.

Un grupo de testigos dieron aviso a los policías de los torniquetes que un hombre tenía crisis nerviosa, que estaba llorando y que estaba diciendo que se quitaría la vida.

Con técnicas de persuasión, las autoridades lo convencieron para que no se quitara la vida y lograron que se desahogara indicando que tenía problemas familiares y quería arrojarse al paso del convoy.