México. La Guardia Civil Española encontró un feto momificado escondido en el baño de un avión que acababa de aterrizar en la Terminal 4 de Barajas procedente de Cuba.

El feto estaba envuelto en una tela y dentro de un recipiente que se encontraba oculto en el habitáculo donde se colocan las toallas. Debido al estado del engendro los agentes dudaron si correspondía a un ser humano o a un primate.

Agentes del Instituto Armado aseguran que oficialmente no han recibido el informe de que se trata de un simio aunque es la primera hipótesis de los investigadores.

Según la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, el hallazgo del feto se realizó durante uno de los registros rutinarios que los agentes realizan en los aviones.

Con información de Periódico Zócalo

VO