México. El sábado 3 de septiembre de 2005, un joven de 20 años de edad identificado como Rafael Coca Jiménez, perdió la vida en un embarcadero de la alcaldía Xochimilco. 

Rafa murió ahogado en uno de los canales después de que la trajinera en donde viajaba se hundiera y el estado de ebriedad en que se encontraba no le permitió nadar.

Aquel día poco más de 100 jóvenes llegaron al canal de Xochimilco y luego de embriagarse comenzaron a brincar sobre las trajineras, lo que provocó que una de ellas se hundiera, entonces algunos jóvenes intentaron pasarse a otra para evitar caer, pero el sobrepeso provocó que se rompieran. 

Te puede interesar: Difunden imágenes de la fiesta en Xochimilco donde Chema murió

Rafael y sus amigos iban con las embarcaciones amarradas una con otra, para estar cerca unos de otros, por lo que al hundirse una de las trajineras centrales, jaló al resto, haciendo caer a la mayoría de sus ocupantes.

Para cuando llegó la Policía Ribereña,  Protección Civil y de emergencia, uno de los jóvenes ya estaba muerto. Oficialmente se informó que seis embarcaciones atadas entre sí llevaban exceso de personas.

El reporte a las autoridades se realizó a través de una llamada de auxilio a las 17:15 horas, y al lugar acudieron elementos de diversos agrupamientos. Dos horas y media después fue rescatado el cuerpo del estudiante. Pasadas las 22 horas, Rafael Coca Medina identificó el cuerpo de su hijo, Rafael Coca Jiménez, inscrito en el Colegio de Bachilleres 20, ubicado en la colonia Del Valle.

Funcionarios de la alcaldía indicaron que cada trajinera tiene capacidad para 15 personas, pero las que alquilaron los jóvenes llevaban hasta 35, por lo que se investigaría a los responsables.

Los jóvenes que viajaban a bordo, estudiantes del Colegio de Bachilleres 20, habían ingerido alcohol en exceso y provocaron el hundimiento de las trajineras al bailar y brincar sobre ellas.

Tras el hundimiento de seis trajineras en los canales, 18 estudiantes fueron llevados a la agencia 27 del Ministerio Público para deslindar responsabilidades.

Hace 14 años el gobierno de Xochimilco se excusó diciendo que dicha situación no fue sólo por falta de vigilancia, sino de toda una circunstancia que involucra a los permisionarios.

En ese entonces las autoridades de Xochimilco también informaron que se revisarían las medidas de control en el canal, pues dijeron que era inadmisible que se admitiera que personas en estado inconveniente abordaran las trajineras.

VO