México. Una usuaria de redes sociales identificada como Adeline R denunció la cruel violencia que sufrió su hermana y su sobrina en manos de un hombre que dijo amarla.

Antonio García García, o Yovani como lo conocía la familia, enamoró a su hermana, se ganó la confianza de todos y un día la convenció de irse lejos de su madre y todos. Durante mucho tiempo la buscaron, necesitan saber de ella, cómo estaba, dónde estaba, pero no encontraron nada y la familia se cansó de buscarla. El pasado 9 de enero de 2019, “María” (como la llamaremos en esta ocasión), llegó a casa de sus papás en la noche con su hija. Las condiciones en las que aparecieron eran increíbles.

Ninguna había probado una gota de agua desde hace varios días, la bebé no había comido.

Durante 30 días no pudieron bañarse, llegaron a comer gusanos porque no tenía alimentos, iban a hacer sus necesidades al monte, Yovani ni siquiera les daba agua. Una noche llegó borracho y la comenzó a golpear. María quiso defenderse, evitar que le pegara a la bebé, pero no sirvió de mucho. Él tomó un palo y comenzó a azotarlo en su cabeza y luego por todo el cuerpo.

Luego golpeó a la niña y a María le dolió más el llanto de su pequeña, como pudo se escapó. Corrió hasta donde pudo, pidió ayuda, pero nadie le brindó apoyo. Corrió durante tres días y llegó a casa de su familia. Sus hermanas la llevaron al hospital y afortunadamente estaba bien, sólo con los golpes que le dejó su pareja.

Acudió a la policía, quería denunciar a Yovani, pero no lo ayudaron. Le dijeron que tenía que ir acompañada de un familiar. Más tarde detuvieron al agresor, pero no sirvió de nada, dos horas después lo dejaron en libertad mientras María apenas podía caminar.

VO