México. El pasado 18 de mayo de 2019, Daniela Ramírez Ortíz de 18 años de edad fue reportada como desaparecida.

Daniela trabajaba en la pizzaría Little Caesars ubicada en Prolongación del Norte 5115, colonia Paseos del Sur, alcaldía Xochimilco, aquel sábado terminó su turno y en punto de las 9 de la noche salió del local.

Le había avisado a su mamá que al salir del trabajo iría a una fiesta con sus amigos, tomó un taxi para dirigirse a su destino y aproximadamente a las 12:40 de la madrugada del 19 de mayo le mandó un mensaje de WhatsApp a uno de sus amigos, pidiéndole ayuda, ya que el taxista la estaba llevando por otro lado, diferente al que ella había indicado.

A partir de ese momento nadie volvió a saber de ella. Margot Ortíz, su madre comenzó una búsqueda a través de redes sociales y acudió con las autoridades, luego de más de un mes y medio de insistir se encontró una pista.

El pasado martes 9 de julio hallaron dos osamentas en el poblado de Parres, alcaldía Tlalpan, a un lado de ellas se encontró la ropa, bolsa, botas y brakets de Daniela. Autoridades de la Procuraduría informaron que tardarían entre 3 y 15 días en confirmar si uno de los cadáveres pertenece a Dani, debido al estado de descomposición.

Hasta el día de hoy los padres de la joven no han confirmado si los restos humanos pertenecen a su hija. Dani, era empleada de la pizzería, decidió dejar la vocacional donde estudia para trabajar y ayudar a su madre y tenía un perro al que adoraba, esto publicaba en sus redes sociales.

 

 

VO