México. Lucero Guadalupe Sánchez López, de 29 años conocida como la Chapodiputada declaró en el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán y nadie se percató de un detalle.

Aquel día Lucero estaba en el banquillo como testigo de la Fiscalía de Estados Unidos, mientras Emma Coronel Aispuro le observaba, se echó a llorar frente al jurado y salió corriendo de la sala porque aseguró tenerle miedo a Joaquín.

En se momento la esposa del capo dejó de tocarse el cabello para soltar una sonrisa.  “Estoy confundida porque pensé que estábamos en una relación romántica”, mientras Coronel mostraba una sonrisa enorme, de acuerdo con The New York Post.

La llamada Chapodiputada también explicó cómo en una noche de febrero de 2014, ella, Guzmán, un trabajador de Guzmán conocido como El Cóndor y una empleada de la limpieza conocida como “La Chaparra” huyeron por una larga tubería de una casa de Culiacán, tras la llegada de marines mexicanos y agentes de la DEA. Eran las 3:00 o 4:00 de la madrugada y “El Chapo“, dijo Sánchez, estaba desnudo.

Con información de Grupo Imagen y La Silla Rota

VO