Vi un video que circuló en redes sociales y que fue retomado en varios medios de comunicación para darle difusión a la denuncia que una joven interpuso en contra de su profesor por acoso sexual.

En las imágenes se observa a la joven y al maestro dentro de un automóvil, segundos después él toma la mano de su alumna y la pone en sus genitales. Ella le dice que no quiere y llora, pero el hombre estaba empeñado y le insistió.

Luego de que el video se hiciera viral, las autoridades de la universidad respaldaron a la joven ante la denuncia, y no es todo, hay otras jovencitas que apoyan las versiones de la víctima. También fueron acosadas por un hombre que por impartir clases se sintió con el derecho de agredirlas.

Yo sí les creo. Aunque no hubiera imágenes visuales yo sí les creería. Porque fui alumna y fui acosada. Aún no existían las redes sociales, no había hashtag y tampoco existían las denuncias anónimas, era el tiempo en el que el profesor se respetaba y lo que tenías que hacer era alejarte.

Hubo insinuaciones, nunca agresión física, pero me sentí susceptible, era una presa y el cazador. Sé que no fui la única, el profesor tenía fama de acosador, todo mundo lo sabía en la escuela, pero nadie decía nada, las alumnas callaban y las autoridades escolares se hacían de la vista gorda.

Supe después que hubo una alumna que se convirtió en pareja de un profesor, (que era de la tercera edad), se fue a vivir con él y obtuvo un 10 de calificación, él dijo que no se lo había pedid, que ella había querido, pero rumores entre las niñas afirmaban que la había acosado y que ella tenía problemas en casa.

Las calificaciones son utilizadas por ellos como una “especie de poder”, creen tener el control y buscan forzar a algo, pero la cuestión es evitarlo, gritarlo y no permitirlo. A veces se tiene miedo, a veces pena, no nos damos cuenta qué es grave, o al menos en ese momento así lo pensaba.

Hoy hay redes sociales, medios de comunicación, confianza, apoyo, solidaridad y sobre todo sororidad. Si eres víctima de acoso sexual no calles, denuncia.

@ViryOlarte