México. El pasado 19 de julio, Joaquín Chapo Guzmán fue trasladado a una de las cárceles más seguras de EU, conocida como el Alcatraz de las Rocosas, Colorado.

Su abogados informaron que ha enflaquecido y que su vista se debilitó considerablemente.

Posiblemente afecte a su autoestima la rutina diaria que está obligado a pasar las 23 horas en su celda de menos de 3 x 3 metros, donde el W.C. también es lavabo y regadera y como mueble solo tiene un escritorio de concreto.

Tan sólo 1 hora al día tiene derecho de salir y ver el cielo a través de las rejas, dentro de una jaula más grande que su celda.

Estas condiciones han contribuido a que se agrave la salud, de quien antes era reconocido como uno de los capos más poderosos del mundo. Hasta ahora, el hecho de no hablar inglés, le ha costado que sus captores «confundan» sus peticiones.

Con información de Abriendo Brecha

VO