México. Pasando por las calles de la Ciudad de México, es común ver farmacias que ofrecen Medicamentos Similares, así como consultas médicas a bajo costo. Estos famosos consultorios del Dr. Simi iniciaron en 1994, con la misión de brindar ayuda médica a quienes no podían pagar un servicio más costoso.

Hoy en día existen alrededor de 5, mil 300 Simi-consultorios que mantienen satisfechos a los usuarios por su bajo costo. Sin embargo, su proliferación tiene a algunos médicos molestos, ya que alegan que los servicios del Dr. Simi quitan trabajo al resto de los consultorios particulares.

¿Qué puede decirse acerca de esto?

Las opiniones dentro del mundo médico son dispares. En un foro de médicos de la ENARM (Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas), bajo el título Gracias al SIMI muchos médicos tienen empleos, se pueden leer publicaciones como esta, relacionando a los consultorios similares con el desempleo de los demás médicos:

“Quería poner un consultorio, pero después de investigar me di cuenta de que si no era consultorio Simi no me iba a ir bien, todo por la preferencia que tiene la gente por el Dr. Simi.”

Sin embargo, en el mismo foro participan usuarios con opiniones contrarias a la anterior:

“Las farmacias similares no le quitan el trabajo a nadie. Si la gente prefiere acudir con ellos que contigo, el problema no es la farmacia, eres tú. El buen médico siempre va a tener a sus clientes contentos.”

“La crisis [del desempleo entre los médicos] no es por las farmacias similares, si no que la inició la apertura de una cantidad desmesurada de escuelas de medicina.”

Para analizar la situación vale la pena tomar en cuenta los siguientes datos:

  • Los servicios médicos del Dr. Simi no son los únicos de su tipo, aunque sí abarcan el 70% de la oferta en el sector de farmacias.
  • Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, el 40% de la población del país atiende sus padecimientos en consultorios médicos privados. Esto incluye a médicos particulares en hospitales, clínicas y todo tipo de farmacias.

Esto quiere decir que las farmacias del Dr. Simi solo abarcan 6 puntos porcentuales dentro del 40% de la población que se atiende con médicos privados.

El médico pasante José Luis Rodríguez García, concluye “No creo que disminuyan la población que asiste a los [otros] médicos particulares. La cadena de medicamentos similares está adaptada a personas de un estatus socioeconómico y sociodemográfico en particular. Un obrero que tiene un salario de $1000 semanal, difícilmente va a destinar $800 a una consulta. Qué el vaya con el Dr. Simi no le quita empleo a los médicos que cobran esta cantidad. Por su parte, la población con más posibilidades económicas, sí asistirá con este tipo de médicos, para recibir un trato más personalizado y mayor comodidad.”