México. Diego Armando Valadéz Jaramillo es buscado por la policía y por la sociedad, luego de que se difundiera la notica de que el hombre violó a s hijastra de apenas 4 años de edad en Morelia, Michoacán.

Diego Armando violó a Valentina por el recto, le fracturó la pelvis, la destrozó a golpes, le deshizo el hígado y la pequeña sufrió una muerte cerebral. 

El caso de Valentina se ha hecho viral en redes sociales, a pesar de que los hechos ocurrieron hace un año.

Valentina fue una niña muy esperada por sus padres, Brenda, su madre, se realizaba constantemente ultrasonidos para saber si la bebé se encontraba con bien. El 29 de enero de 2014, Valentina nació, pero meses después la pareja decidió separarse. 

Mientras Brenda trabajaba en una tienda de conveniencia, Valentina se encontraba en una guardería, pero en julio de 2017, llegó a su vida Diego, era chofer de una empresa encargada de surtir el negocio donde Brenda era encargada. 

Luego de un tiempo iniciaron una relación, él era amable, lindo con su hija, nunca sospecharon que sería un demonio. 

En marzo de 2018 decidieron comenzar a vivir juntos. Entonces salió a la luz la verdadera sombra de Diego. Le quitó el celular a Brenda, la alejó de sus amigos, le exigió que se quedara en casa ya que él se encargaría de los gastos. Después decidió alejarla de su familia, llevándola a vivir a los suburbios de la ciudad.

Luego vinieron los golpes, ambas eran violentadas por Diego. De marzo a junio, cambió de empleo por lo menos en cuatro ocasiones. Los últimos dos meses se dedicaron a vivir con lo que le habían dejado sus liquidaciones de los empleos anteriores, los cuales no alcanzaban para absolutamente nada.

Brenda tomó la decisión de regresar a trabajar, ante la falta de dinero se vio obligada a sacar a Valentina de la guardería. “Tenía que trabajar, no podía dejar a mi hija sin comer”, confesó Brenda. 

Ella ya no quería estar con Diego, estaba a punto de dejarlo. El día 26 de junio de 2018 en su segundo día de labores, Valentina se quedaría al cuidado de Diego. Por la tarde la hermana de este le llamó por teléfono, “Brenda, tienes que venir, Valentina se cayó y Diego la va a llevar a la clínica”, le dijo. 

Ella presintió que algo estaba mal, su jefe le prestó dinero para que se fuera en taxi a la clínica, cuando llegó Diego le dijo que la pequeña se había caído. Vale tuvo que ser trasladada al Hospital Infantil de Morelia, ahí fue dónde Brenda pudo ver a su hija.

En el hospital le preguntaron qué había pasado, ¿cómo?, ¿quién estaba con la niña?, ¿por qué ella no estaba?, ¿por qué la había dejado con Diego?.

La niña de 4 años fue fue ingresada a terapia intensiva, entonces Brenda se enteró de los hechos. Su hija tenía 3 fracturas en el cráneo, el hígado desecho, fractura en la cadera, hemorragia interna, golpes en todo el cuerpo y mordidas.

Al hospital llegó el padre biológico de Valentina, su abuela y tíos, entonces Brenda se sintió apoyada. Buscaron a Diego, lo interrogaron. Al no obtener una respuesta por parte del sujeto, decidieron golpearlo.

Brenda fue trasladada al MP para poner su denuncia. El 28 de junio en el MP, culparon a la joven madre. Alrededor de la 1 de la madrugada Valentina había muerto, a las 7 de la mañana salió a despedir a su hija. 

Desde el día que golpearon a Diego Armando Valadéz Jaramillo nadie lo volvió a ver.

 

Con información de La extraña

VO