México. Luego de que se informara que el vehículo de Norbeto Ronquillo fue encontrado y entregado a su primo en lugar de llevarlo a Minsterio Público se habló de que las pruebas  sobre sus secuestradores se habrían perdido, sobre todo las huellas, pero un especialista entrevistado por Letra Roja desmiente este hecho.

En primera, el especialista nos dijo que hacer la preservación de indicios es vital ya que es necesario para evitar la pérdida, destrucción, alteración, robo, reemplazo, modificación o contaminación tanto al interior y al exterior de dicho vehículo.

Al dejar que se lleven el vehículo lo primero que se contamina es la prueba dactiloscópica, ya que no se podrá ver dónde puso las manos la persona que conduce el vehículo, con o sin guantes, es probable que se borraron las pruebas para identificar a un probable en la posición del piloto.

Ahora bien, falta un estudio de pelos y fibras, ya que sabemos que es probable que estén cabellos, fibras de ropas, quizá sangre, sustancias no legales o dinero, que tuvieran relación con los ocupantes. 

Por otro lado, el policía que permitió que se moviera el vehículo puede incurrir en una responsabilidad penal si se le comprueba al servidor público que permitió se alteren dolosamente los indicios, por eso podría ser indiciado como probable responsable por el delito contra la administración de justicia o, en todo caso, una responsabilidad administrativa si se comprueba que el servidor público permitió el traslado alterando el indicio por negligencia o imprudencia.

Si no llenó de manera adecuada los registros de cadena de custodia será sujeto al procedimiento establecido en la ley federal de responsabilidad de los servidores públicos.

Lo que llama la atención es que el experto señala que no podemos hablar de que se perdieron totalmente  los indicios y que no hay huellas, es claro que debe de haber huellas y otros indicios que lleven al probable responsable.