Ya sabe usted la historia, después del sismo del 19 de septiembre un colegio llamado Enrique Rébsamen se cayó y provocó la muerte de por los 26 personas, entre ellos 19 niños y 7 adultos.

El tema llamó mucho la atención, la directora del plantel se dio a la fuga y en plena tragedia, salió a la luz que tenía construido un cuarto con varios lujos, entre ellos un jacuzzi, en la planta alta de la escuela y sin permisos.

En ese momento se dijo que la encargada de la demarcación Tlalpan era la responsable de esas construcciones, ya que ella habría permitido la obra. Por si usted no lo sabe, esa exalcaldesa se llama Claudia Sheinbaum y hoy es la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Durante la campaña fue la crítica más fuerte que recibió, la omisión, la corrupción y la irresponsabilidad. Claudia prefirió no tocar el tema y por el contrario, sólo guardó silencio.

Hoy la Ciudad de México está hundida en la violencia, de la mano de Morena, tenemos los peores números de asesinatos, casi cinco al día, estamos en los primeros lugares de secuestro, feminicidio, robo de autos y narcotráfico. Para que se dé una idea, ni el Metro se salva de la delincuencia.

Es curioso porque justo cuando ya nadie se acordaba y cuando todos empezaban a ver el lado de feo de la Ciudad, se entregó, o al menos eso dijeron, la directora del Colegio Rébsamen. Miss Mónica habría aparecido 10 días después de que la Procuraduría capitalina ofreciera una recompensa de 5 millones de pesos por información. Según dicen, los ciudadanos participaron. Los mismo que le exigieron a Claudia que explicara por qué había permitido esa construcción.

Y ahora empieza la cacería contra la directora, incluso su abogado lo dijo, la van a hacer pedazos. Y no, no se equivoque. No defendemos lo indefendible, si la señora Mónica tiene algo que pagar la justicia la hará pagar, pero ¿Claudia Sheinbaum cuándo? ¿y los demás corruptos,  cuándo? ¿y la justicia para los que participaron en la construcción, cuándo? ¿y la justicia para los muertos, cuándo?