México. Adrián Matsumoto, quien fuera comandante de la Policía Municipal de Juárez, Chihuahua, se entregó a los delincuentes para evitar que hicieran daño a su familia cuando viajaban en un auto.

El hombre de 42 años de edad bajó del vehículo, se colocó a mitad del camino y recibió más de 50 balazos.

Había estado en un paseo familiar y ya estaba a una cuadra de llegar a su casa en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua de donde era originario, cuando los criminales le cerraron el paso, lo acribillaron y después huyeron.

La familia después bajó del automóvil e intentó reanimar al mando policiaco, pero nada pudieron hacer. Peritos de la Fiscalía recogieron de la escena del crimen 55 casquillos de arma larga, la mayoría de cuerno de chivo, informó el fiscal Zona Norte, Jorge Nava López.

Con información de El Imparcial

VO