México. Desde hace algunos años no se registraban tantos cadáveres colgados en un puente como acaba de suceder en  Uruapan, donde en una noche asesinaron a 19 personas y colgaron a seis del puente de Boulevard Industrial.

La Guerra contra el narco destapó la cloaca

Durante el sexenio de Felipe Calderón comenzó la llamada Guerra contra el Narcotráfico, este fue el inicio de la masacre que terminó con la vida de más de 60 mil personas.

Entre cuerpos desmembrados, fosas y desaparecidos había un sello peculiar en el crimen organizado y este era colgar a sus ‘enemigos’ de puentes junto a mantas con amenazas.

En mayo de 2012 ocurrió un caso similar que el de Uruapan, nueve cuerpos con huellas de tortura fueron colgados de un puente de Nuevo Laredo, todo apuntaba a un ajuste de cuentas, los autores fueron el grupo de Los Zetas.

Este macabro hallazgo coincidía con la captura de Jorge Eduardo Costilla, alias El Coss, integrante del Cártel del Golfo, los cuales peleaban por la plaza con Los Zetas.

Estos Cárteles colgaban a sus víctimas antes que el CJNG

El ascenso del Cártel de Jalisco Nueva Generación comenzó desde hace algunos años, han sido una de las organizaciones más sangrientas, pero antes de ellos los cárteles ya colgaban a sus víctimas para demostrar su poder.

En 2010 el Cártel de los Beltrán Leyva colgaron a cuatro personas en un puente de Cuernavaca, los occiso estaban decapitados y colgaban de los pies.

De los Beltrán Leyva surgió una célula criminal llamada Los Mazatlecos, los cuales trabajaban en Sinaloa, en 2017 abandonaron a tres hombres que trabajaban de ‘halcones’ para para otro cártel.

Al año siguiente Los Guzmanes y Los Tegoripeños asesinaron a seis personas de un puente en Los Cabos y La Paz, estos grupos de sicarios delinquían en Baja California luego desaparecieron.

Ahora el CJNG tiene a dos enemigos en la mira, al Cártel de Santa Rosa de Lima en Guanajuato y Los Viagras, con los que desde hace un año mantiene una pelea por los municipios de Michoacán.

IN