México. Una ceremonia de despedida terminó muy mal después de que un grupo hombres dejó caer el ataúd con el cuerpo del difunto mientras bailaban una de sus canciones favoritas.

El hecho se registró en Ghana, donde se ha vuelto popular la contratación de bailarines en los funerales y por ello la familia del occiso decidió tenerlos en el sepelio.

Uno de los bailarines intentó dar una vuelta completa con el ataúd en el hombro, pero una mala coordinación hizo que se desestabilizara y el cajón cayó al piso junto con el cadáver.