MéxicoRicardo Iker N, presunto feminicida de Ingrid Aremis declaró durante su segunda audiencia ante un Juez de Control.

En su primera audiencia el hombre de 39 años decidió reservarse el derecho a declarar, pero esta vez prefirió hablar y dar su versión frente al Juez, público y la mamá de la víctima, quien se encontraba presente en la Casa de Justicia de San Andrés Cholula.

Iker negó que él e Ingrid Aremis, estudiante de de Psicología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, BUAP, sostuvieran alguna relación. “Nunca fuimos novios, solo tuvimos una amistad, tampoco la acosaba, ella siempre me buscaba, le gustaba la fiesta”, declaró.

El presunto asesino aceptó que conoció a Ingrid en el antro Capital Nigth Club, ubicado en San Andrés Cholula, Puebla debido a que la joven lo frecuentaba y después entró a trabajar al área de Relaciones Pública y él era cadenero. Dijo que la joven le causó problemas con su jefe, pues iba todos los días y se quedaba platicando cuando él estaba en horas de trabajo.

Aseguró que nunca sostuvieron una relación pero sí se veían en repetidas ocasiones y había intimidad entre ellos. Dejó al descubierto algunas prácticas sexuales y posibles adicciones de la joven.

Declaró que la noche del asesinato de Ingrid, el domingo 12 de mayo, ella le llamó para verse en el bar Costeñito, donde ya se encontraban reunidos algunos amigos de ella, de ahí se fueron a varios antros, asistieron a un evento de autos en Angelópolis y terminaron en el Capital NigthClub.

Una amiga de Ingrid, identificada como Giovana, declaró que al llegar a este lugar Ingrid se fue a otra mesa, donde se encontró con otros amigos. Iker dijo: “me incomodó que me hubiera dejado solo cuando se trataba de una salida juntos” y esto provocó que Ricardo Iker jalara del brazo a Ingrid y posteriormente, fuera retirado del bar a petición de la víctima.

Después de que me sacaron del antro por agarrarla del brazo, ella me mando mensaje para que comiéramos tacos y fuera a la casa de su amiga Giovana; pedí un taxi y me fui para allá. Cuando busqué mi celular me di cuenta que no lo traía y al no poder llamarle decidí brincarme la barda. Vi que no estaba Ingrid y me quedé dormitando sobre un carro hasta que llegó y me metió. Al día siguiente me preguntó cómo me sentía, hablamos de lo sucedido y me pegó para después decirme que estábamos locos y nos besamos (…) Yo me fui y la dejé viva“.

Pese a esta declaración, sumado que la defensa de Iker no presentó argumentos para debatir la versión de la Fiscalía General del Estado, el Juez de Control decidió vincular a proceso al presunto feminicida. Además, ratificó su medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por lo que deberá permanecer en prisión.

Con información de Periódico Central

VO