Feminazi, la palabra más ridícula que existe, porque si las feministas tuvieran algo de nazis, muchos “machitos” ya estarían en hornos o jabones, y deben entender algo, no es que las feministas estén contra los hombres, está en contra de las actitudes misóginas que ponen en peligro la vida de las mujeres.

Luego de la manifestación del viernes 16 de agosto en Insurgentes, muchos sujetos comenzaron a utilizar frases como: “Así no es la forma”, “Que les partan su madre”, “Exigen respeto, pero ellas no respetan” y la que más gracia me provocó fue el de algunas mujeres que escribían: “Ellas no me representan”, como si mostrar el hartazgo por los feminicidios fuera algo de que avergonzarse, no señoritas #NosEstánMatando.

Y sí, nos están matando, porque hoy fue una joven de chihuahua, una niña de Chiapas, mañana podrías ser tú o yo, y apuesto que esas mujeres que no te representan llevarán tu foto en un cartel y le exigirán al gobierno mediocre que haga justicia, porque sí Sheinbaum una mesa de diálogo con Marta Lamas no quita el hecho de que en lo que llevamos de la semana hayan matado a una mujer en alcaldía Miguel Hidalgo y de la peor forma.

Regresando con los ofendidos y preocupados “hombres” que se asustaron por el Ángel de la Independencia y el Metrobús rayados, pero no porque 9 mujeres son asesinadas a diario en México, les recuerdo que provienen de una mujer, que tienen hermanas, amigas y novias; y la siguiente podría ser una de ellas, triste, lamentable y real.

La lucha también busca que las nuevas generaciones de mujeres estén seguras en un ambiente en el que si denuncian algún abuso las autoridades hagan su trabajo y no revictimicen, que puedan caminar en la noche, viajar en un taxi y vivir como las ciudadanas que son, libres.

Los feminicidios no son estadísticas, casos archivados ni un titular triste al que le das “me entristece” en Facebook, son mujeres asesinadas por un sujeto y por un sistema burocrático que atormenta a sus familias, son mexicanas que murieron al grito de guerra del crimen y que esperan no ser olvidadas en un país de impunidad y burla.