Ciudad de México. La extracción ilegal de combustible conocido como ’huchicol’, es una de las actividades ilícitas más perjudiciales y peligrosas en México. En 2017 PEMEX perdió 58 millones 900 mil pesos al día en todo el país. Los estados donde se concentran tomas clandestinas son Puebla, Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz.

Extraer el combustible de forma ilegal es riesgoso tanto para el que  la extrae como para el que la compra, pues las tomas carecen de normas de seguridad y pueden provocar graves accidentes.

En febrero hubo un incendio en una bodega de San Salvador, Hidalgo, el inmueble estaba llenos de combustible ordeñado de ductos de PEMEX, Seis personas resultaron heridas. En otra toma clandestina en la carretera Tula-Pachuca, tres bomberos resultaron con quemaduras después de un incendio en una toma clandestina en un ducto de PEMEX.

En la entidad hidalguense se reportaron mil 64 perforaciones en ductos, por lo que se encuentra en cuarto lugar después de Guanajuato, Puebla y Tamaulipas.

En marzo se quemó un inmueble que era usada como bodega de huachicol en Guaymas, Sonora. El lugar explotó provocando daños en los cables de electricidad.

El caso más reciente se registró un  incendio en una casa en el municipio de la Romita, Guanajuato, presuntamente el incendio se originó por una camioneta ‘huchicolera’ que se encontraba adentro del inmueble.

PEMEX obtuvo un amparo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para quedar exento de del pago de daños ambientales derivados de accidentes ocasionados por las tomas clandestinas hechas por los huachicoleros.

 Pemex no es el responsable de los daños, debido a que no tiene ninguna injerencia en materia de sugerida pública, los ministros de la segunda sala de la SCJN determinaron que la empresa no debe ser la indicada para cubrir las afectaciones.

Con información de Excelsior

IN

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre